5 de diciembre de 2018

PAKORAS DE CEBOLLA




Hoy te traigo una receta de un plato que siempre que vamos a nuestro indio del pueblo, pedimos.

Está super rica y muchas veces la hago en casa.

Ingredientes
1 cebolla mediana
4 cucharadas de harina de garbanzo
1 cucharadita de vinagre de manzana
Agua mineral
1 cucharada de albahaca seca
Sal y pimienta negra al gusto
Aceite de oliva virgen extra para freír

Elaboración
Primero pon la harina, el vinagre de manzana, la albahaca, la sal y la pimienta, y mezcla.

Añade agua mineral, poco a poco hasta conseguir una consistencia de "huevo".

Reserva.

Pela y lava la cebolla.

Corta con un cuchillo bien afilado en láminas finas y que sean los más iguales posible.

Introduce la cebolla dentro del "huevo" y mezcla bien.

Coloca en el fuego una sartén con un dedo de aceite de oliva,

Cuando el aceite esté muy caliente, pero sin llegar a humear, por medio de una cuchara, ves añadiendo la mezcla.

Te recomiendo no freír mucha cantidad al mismo tiempo para que se pueda cocinar bien.

Deja dorar por cada lado entre 2-3 minutos.

Una vez doradas las pakoras, retira y coloca sobre un papel de cocina, para que se absorba el exceso de aceite.

Ahora solo te queda emplatar y a comer!

Te puedo asegurar que quedan deliciosas. Ya que por fuera están crujientes y por dentro la cebolla se deshace en la boca. Y el toque de albahaca le da un saborcito ... Uuummm!

Información: la cebolla es muy depurativa y en estos momentos es ideal para depurar, aunque se trata de una receta frita.

La harina de garbanzo, a parte de ser un sustituto del huevo, es una gran fuente de proteínas.

Gracias por leerme ...

29 de noviembre de 2018

ENSALADA TEMPLADA DE OTOÑO



Hoy he decidido dejarte una ensalada con alimentos de temporada y que tiene un punto templado, para que entre mucho mejor en estos días que ya empieza a despuntar el frío.

Se trata de una receta muy  sencilla, nutritiva y vistosa! Espero qué te guste.

Ingredientes
8 hojas de lechuga maravilla
Hojas de endibia (opcional)
Un puñado de níscalos frescos
Dos cucharadas de semillas de granada
Perejil fresco
Ajo en especie

Para el aliño:
Zumo de limón
Aceite de oliva virgen extra

Preparación

Cortar la parte final del pie de los níscalos, sacar la tierra (si es que tiene) con un trapo húmedo, ya que las setas no se tienen que limpiar bajo el agua, porque pierden su consistencia y su sabor. Si son de tamaño grande los puedes trocear (a elección de cada una!)

Poner una sartén al fuego con un poco de aceite de oliva, cuando esté caliente añadir los níscalos,  y al poco rato añadir el ajo en polvo, el perejil fresco cortado muy finito, la pimienta y mezclar muy muy bien.

Dejar a a fuego medio durante unos 6-8 minutos y de tanto en tanto remover para que no se peguen.

Pasado el tiempo ya están listo.

Ahora a montar la ensalada!

Lavar la lechuga y la endibia. Cortar la primera y la endibia retirar por hojas.

Colocar en un bol, un plato hondo, una plata redonda, etc. A tu elección.

Añadir la granada y los níscalos.

Llevar rápido a la mesa para que no se enfríe y a degustar!




Te dejo una foto donde puedes ver como quedan los níscalos una vez cocinados.




Si te decides a realizar la receta, me encantaría que la compartieras por las redes con el hastang #alimentacionholistica.

Gracias por leerme ...

28 de noviembre de 2018

TUPINAMBO



El tupinambo es una planta que crece cerca de los arroyos de forma silvestre, y también puede ser cultivado.

En España está considerada una especie exótica invasora.

Su nombre científico es Helianthus tuberosus.

Posee unas flores que se parecen a las del girasol con menor tamaño y sin la existencias de semillas. Los pétalos de las mismas son comestibles y poseen un sabor muy parecido a las pipas de girasol. La otra parte de esta planta que se consume son sus tubérculos que reciben el mismo nombre que el de la planta, con un sabor parecido al corazón de las alcachofas..



Es una planta que puede aguantar temperaturas tan bajas como los -15ºC, aunque prefiera los climas templados. De crecimiento rápido en suelos húmedos.

Los tupinambos (tubérculos) pueden ser blancos, marrones, rojos o púrpuras.




A parte de conocerlo como tupinambo también recibe otros nombres como topinambo, pataca, papa alcachofa, papa de Jerusalén, patata de Judea, marenquera, aguaturma, nyamera.

Es una especie nativa de América. Su cultivo se remonta a los ameridios o índios americanos, antes de la llegada de los europeos. Y en 1613 se difundiría por Francia y el resto de Europa, gracias a los viajes de Marco Polo.

Se trata de un producto recuperado que se consumía de forma mucho más habitual, por la escasez de patatas, en la postguerra española (época de carestía).

En Alemania durante la Segunda Guerra Mundial su consumo aumentó considerablemente. Y con la finalización disminuyó drásticamente, ya que se asociaba como un alimento "de guerra".

Disminuye en toda Europa su consumo, cuando aparece la patata.

Este tubérculo almacena inulina (pasa intacto al intestino grueso) y no almidón. La inulina tras su cocción se convierte en fructosa

El tupinambo posee una textura crujiente en crudo y cuando se cocina se ablanda.

En la gastronomía francesa y canadiense, es utilizado con frecuencia.

Debido al contenido en fructosa que posee se trata de un producto muy valorado por la industria alimentaria y para la alimentación del ganado.

Su contenido en nutrientes son de un 80% de agua, 15% de proteínas, muy baja en grasas, fibra (5%), pequeñas cantidades de todas las vitaminas del grupo B, excepto de B12; magnesio, potasio, fósforo.




Posee un bajo índice glucémico, por lo que es muy aconsejable para las personas que padecen diabetes.

Las propiedades que posee son:

- energizante
- para dietas hipocalóricas, por tener pocas calorías
- estimula el sistema immunitario
- antitumoral
- ayuda al buen funcionamiento del sistema digestivo, en digestiones pesadas, etc.
- ayuda en la salud cardiovascular
- un gran regulador intestinal por el contenido en inulina (fibra) y combate el estreñimiento ocasional
- ayuda en la osteoporosis
- en retención de líquidos, por su poder diurético
- captura la grasa que se ingiere y impide su absorción, por lo que es beneficioso para el control del colesterol
- desintoxica el hígado (por el contenido en sustancias amargas), ayuda en dietas depurativas
- efecto colagogo, descarga a la vesícula biliar y facilita la digestión
- favorable para las mujeres lactantes por su contenido en lactobacilo y porque aumenta la secreción de leche

En la medicina popular se cree que tiene propiedades afrodisíacas y espermatogénicas.

En Medicina Tradicional China, el tupinambo, nutre los pulmones.

Se trata de una verdura de otoño - invierno.

Si a la persona la alcachofa le produce meteorismo, es muy probable que el tupinambo tenga el mismo efecto. Se recomienda acompañarlo de aceite de oliva para que sea más digerible y produzca menos gases.

En la actualidad se estudia su uso en la producción de bioenergía.

Te dejo una receta de sopa de tupinambo con acelgas y kale.

Ingredientes
Para 3-4 personas:
1 hoja de kale
2 tupinambos
2 manojos medianos de acelgas
1 hoja de laurel
Pimienta negra recién molida
Aceite de oliva virgen extra
Agua mineral

Preparación
Lavar la hoja de kale, desechar el tallo y trocear.
Lavar las acelgas y cortarlas.
Lavar los tupinambos muy bien, cortar con la piel.
Colocar en una olla todas las verduras, el laurel, la pimienta y un chorrito de aceite, cubrir con el agua.
Colocar en el fuego, cuando empiece a hervir bajar a fuego medio y dejar tapada durante 12 minutos.
Una vez lista, pasar por la batidora y lista!




Gracias por leerme ...

23 de noviembre de 2018

ACRILAMIDAS

La acrilamida es un componente que se encuentra en gran cantidad en el tabaco, en los procesos industriales de plásticos y de papelería; y se crea por el cocinado excesivo de alimentos ricos en almidones (patatas, cereales).

Así como en el café, debido al torrefacto industrial, no en casa, ni en los restaurante.




Se trata de compuestos orgánicos potencialmente cancerígenos.

La Agencian Internacional de Investigación contra el Cáncer (IARC) ha clasificado esta sustancia como "probable cancerígeno para los humanos". Abalado por los estudios realizados por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

Desde el descubrimiento del fuego existen las acrilamidas. No pueden ser eliminadas al 100% de la alimentación, creerlo es una utopía.

La existencia de acrilamidas se conoce desde el año 1950, en los procesos industriales, se creía que su ingesta era solo a través del consumo de agua del grifo y del humo de tabaco.

No será hasta el 2002 que salte la alarma por unas investigaciones realizadas por la Universidad de Estocolmo; y se alerte a través de organizaciones médicas y organismos públicos que puede ser perjudicial para la salud.

Las acrilamidas que se crean, surgen a temperaturas superiores de 120ºC, tanto en frituras como en horneados. Al producirse la reacción de un aminoácido (la aspargina), con los azúcares presentes como la glucosa y la fructosa. Al realizar la cocción se produce la reacción de Maillard, que le da el color tostado y la textura crujiente al alimento.

La formación de las acrilamidas depende de:

- las características propias del alimento

- la temperatura del horneado y de la fritura

- del tiempo que dura el calentamiento




La reacción de Maillard se produce en el calentamiento, la elaboración y en el almacenamiento de los alimentos, pero también se forma en vivo en los mamíferos.

La OMS y la FAO, han llevado a estudio las acrilamidas en dos ocasiones y han llegado a la conclusión de recomendar reducir a su exposición y su presencia en los alimentos.

El ser humano absorbe las acrilamidas a través de la inhalación, la vía oral y el contacto térmico.

Debido a su solubilidad en agua, la polaridad que posee y su bajo peso molecular, las acrilamidas se distribuyen a gran velocidad por el organismo, a través del riego sanguíneo. Y así se detecta en hígado, timo, riñones, incluso en la leche materna.

La parte buena es que la acrilamida no se acumula en el organismo y tiene una rápida degradación.

Las patatas fritas y las chips son los alimentos que más relación tienen con la formación de acrilamidas.





Existen formas de proceder que pueden aumentar o por otro lado disminuir la formación de acrilamidas.

Situaciones que aumentan su formación son:

- El recalentamiento de los alimentos.

- Reutilizar los aceites.

- Guardar las patatas en la nevera.

- El abono de los campos con nitrógeno, en la agricultura convencional, debido a la mayorformación de aspargina (enzima) y azúcares reductores.

Situaciones que disminuyen su formación son:

- Si se asan o fríen los alimentos en trozos grandes y gruesos.

- Si se aumentan los tiempo de fermentación en los productos de panadería, produce una disminución del contenido en aspargina por lo que la formación de azúcares reductores también disminuye.

- Si se sumergen las patatas en agua durante 15-30 minutos antes de cocinar.

Unos buenos hábitos en la cocina nos ayudaran a un menor consumo de acrilamidas, ya que los procesos de la industria alimentaria no los podemos controlar.

Aunque no se trata de una cantidad inocua, se estima que se puede ingerir hasta 100 microgramos al día.

Has de saber, por estudios realizados, que el consumo habitual de comida frita aumenta en un 30% las probabilidades de padecer cáncer de próstata y también la mayor relación con tumores de pecho, pulmón, páncreas y esófago.

De los años 2013 hasta el actual, la EFSA (La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) lleva realizando una serie de recomendaciones a los operadores económicos y a las Administraciones, para disminuir, en la medida de lo posible, la formación de acrilamidas.

En 2015 AECOSAN publicó una serie de recomendaciones que se dirigieron a los consumidores, para disminuir la creación de acrilamidas en casa con el lema "Dorado pero no pasado".

El pasado mes de abril entró en vigor el nuevo Reglamento (UE) 2017/2158 de la Comisión Europea, que reconoce a la acrilamida como un contaminante e insta a su control a lo largo de la cadena alimentaria

Mi consejo y recomendación es evitar al máximo su formación por medio de procesos que tienes en tu mano. Es decir, la temperatura y el método de cocción que utilices. Ya que los procesos que realiza la industria alimentaria no los podemos cambiar per se.


Gracias por leerme ...